Saltear al contenido principal
Decoración Emocional

Decoración emocional

De la casa al hogar: decoración emocional
Pasamos más tiempo que en ningún otro sitio a lo largo de la vida. Además del trabajo, la vivienda es el espacio donde más tiempo estamos y, por ello, debe transmitirnos emociones buenas y agradables para poder sentirnos “como en casa”.


Pasar de una casa a un hogar es fácil si sabemos cómo. Solo necesitamos crear una vivienda acorde con tu personalidad y la de las personas que habitarán en ella, y que sea un lugar donde te ayude a expresar plenamente tus emociones.
Hoy hablamos de la decoración emocional.
¿Cómo aplicar la decoración emocional en el hogar?
Una vivienda que saque lo mejor de ti es el mejor lugar del mundo. Que propicie tus emociones positivas y aleje todo lo negativo. Sentirse pleno/a y llamarlo ‘hogar’, así es la decoración emocional, y hoy te vamos a explicar las claves para llevarlo a cabo.
Unos simples y sencillos consejos son los que necesitamos para llevarlos a la práctica y lograr que una casa se convierta en un hogar verdadero.
1. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el orden y desorden que nos rodea en casa. A veces, sentirse plenamente bien emocionalmente en casa es sólo una cuestión de orden. Como bien sabrás, una vivienda desordenada puede llegar a producir estrés e incomodidad. No te dan ganas de habitar allí, claramente. Por ello, la clave está en decorar y ordenar todo organizadamente. Tira objetos que no necesites y deja espacio, además, a cosas nuevas. Que cada cosa encuentre su lugar y sea el más agradable posible.
2. Un espacio propio y especial. Para cambiar el nombre de ‘casa’ a ‘hogar’, lo único que necesitamos es ubicar una zona en la misma vivienda y que sea nuestro, para desconectar de todo y que transmita tranquilidad. Nuestro refugio personal. Elige elementos decorativos y mobiliario cómodos y acordes a tus gustos. Un espacio íntimo que invite a la meditación y la calma.
3. Iluminación, uno de los factores determinantes en la decoración emocional. Quizás sea el pilar fundamental donde tiene que girar todo lo demás. La luz natural nos aporta grandes beneficios, alegría, optimismo y activa nuestro sistema inmunitario. Por ello, la iluminación en casa debe estar estudiada al milímetro, tanto la natural como la artificial. No nos aporta igual una luz cálida que una iluminación más fría.
4. Objetos decorativos. Este apartado, aunque parezca poco importante, puede hacernos sentir emociones negativas. ¿Cómo? Muy fácil, los objetos que provienen de regalos emotivos aportan cariño, pero a veces, no van con la personalidad de la casa ni de los habitantes. Elige qué quieres tener a la vista, y los que no deberían porque no es beneficioso para nuestras emociones.
5. Finalmente, las plantas como elementos decorativos otorgan bienestar y calma a tu entorno del hogar. Si nos rodeamos de plantas, nos ayudarán además a purificar el aire y eliminar sustancias nocivas del aire que respiramos en casa. Aprovecha y elige plantas de temporada y que den un toque especial en el hogar.
¡No hay nada mejor que decir la famosa expresión de la película E.T: “Mi casaaaaaa”!

Fuente: habitissimo

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

By clicking the «INSCRIBIRSE» button you agree to the Condiciones de uso and Política de privacidad
Powered by Estatik